Ruinas consentidas

6 11 2009
Luces de Bohemia

Foto tomada del Diario del Altoaragón

La Ley de Suelo establece de forma clara lo siguiente:

Artículo 9. Contenido del derecho de propiedad del suelo: deberes y cargas.
1. El derecho de propiedad de los terrenos, las instalaciones, construcciones y edificaciones, comprende, cualquiera que sea la situación en que se encuentren, los deberes de dedicarlos a usos que no sean incompatibles con la ordenación territorial y urbanística; conservarlos en las condiciones legales para servir de soporte a dicho uso y, en todo caso, en las de seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato legalmente exigibles; así como realizar los trabajos de mejora y rehabilitación hasta donde alcance el deber legal de conservación. Este deber constituirá el límite de las obras que deban ejecutarse a costa de los propietarios, cuando la Administración las ordene por motivos turísticos o culturales, corriendo a cargo de los fondos de ésta las obras que lo rebasen para obtener mejoras de interés general.

Como en tantas otras ocasiones la ley es clara pero ¿qué se hace para aplicarla? y sobre todo ¿cómo actúa el Ayuntamiento, en la parte que le toca que es mucha, cuando alguien se salta este mandato a la torera?.

Una vez más un desgraciado accidente ha puesto en evidencia el mal hacer municipal en esta materia. Ni tan siquiera mediando una denuncia del propietario del restaurante Os Danzantes sobre la peligrosidad del edificio colindante ahora venido abajo, se tomaron las medidas pertinentes para forzar la intervención de la propiedad en algo que ahora resulta evidente era una ruina. Ahora vienen las actuaciones rápidas y contundentes por parte de Construcciones Buil, pero lo que ha quedado meridianamente claro es que alguien que dispone de medios más que suficientes ha incumplido su obligación de conservar o derruir y que el Ayuntamiento no ha estado nada diligente a la hora de forzar dicho cumplimiento o actuar de forma subsidiaria y pasar posteriormente el recibo. Afortunadamente no tenemos que lamentar desgracias personales pero ¿ y si las hubiera habido?.

Yo sé que no es fácil hacer llegar a la ciudadanía propuestas urbanísticas que hemos hecho con insistencia desde cha durante los últimos años y que muchas veces la única opinión que conseguimos trasmitir es la publicada en algunos medios de comunicación, valga de ejemplo esta carta de Luis Gállego, pero cuanto más se conoce como funcionan las cosas, más patente es la necesidad de exigir otras prioridades y otras formas que cambien el urbanismo de la última década. Y en la cuestión del tratamiento de los solares y ruinas poco significa lo emprendido respecto de lo que es necesario hacer.

Las ciudades que trabajan más en serio el urbanismo y creen que mejorar la ciudad consolidada es una prioridad se dotan de herramientas administrativas útiles como los Registros de Solares o las Inspecciones Técnicas de Edificios. Los primeros permiten impulsar, e incluso forzar, los plazos para que los solares vacíos acojan los usos contemplados en la planificación urbanística evitando que durante años languidezcan o críen hierbas a la espera del momento más lucrativo para el propietario. Las segundas obligan a que, al igual que con los coches, pasados ciertos años los edificios tengan que pasar una revisión para confirmar su buen estado y, en su caso, obligar a corregir las deficientes de entidad detectadas. Y es que, si no es así, ¿cómo sabe el Ayuntamiento el estado real de un edificio al que sólo puede juzgarse por su apariencia externa?. Por ejemplo, ¿cuál es el estado real de los edificios que jalonan la destrozada calle Lanuza?. ¿ La casualidad, el azar o el capricho pueden ser factores determinantes para decidir si a un edificio se le inicia un expediente de ruina o no?.

Disponer de instrumentos como los señalados que nos permitirían trabajar mejor en la ciudad consolidada y que pondrían en alguna dificultad a quienes,  incumpliendo con su obligación de mantener en buen uso las edificaciones, contribuyen a esa imagen deplorable de algunas calles de nuestra ciudad, ha sido algo reiteradamente solicitado por cha en el Ayuntamiento. Tan reiteradamente pedido como reiteradamente rechazado desde aquellos tiempos en que Jesús Perez Navasa de IU comandaba el urbanismo municipal. Seguiremos en el empeño porque, al final, el tiempo nos dará la razón.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: