Deudas con café

27 05 2010

La escalada a la caza del pobre para ver quién paga la crisis continúa. Si ya antes les había tocado a empleados públicos, pensionistas, organizaciones de ayuda al desarrollo o dependientes, ahora les toca  a los ayuntamientos. O sea la cenicienta de las administraciones públicas.

Si hace años que algunos venimos denunciando las carencias de la financiación municipal y solicitando recursos suficientes y estables. Si ante esta situación el sistema PPSOE ha respondido dando largas o soltando el caramelo de la búsqueda de los mismos a través de la especulación urbanística. Si llegado el  momento de crisis actual la opción de acudir al crédito era de las pocas que les quedaban a los ayuntamientos para poder continuar dando los servicios públicos que demandan nuestros vecinos y vecinas o impulsar la actividad económica de las ciudades. Si todo eso ocurría antes, ahora resulta que la ministra de Economía y Hacienda (ya digo yo que esto de los secos y secas para mandar no es nada bueno) nos castiga y con un café para todos nos deja sin tan siquiera esta última posibilidad.

He sostenido durante los últimos años de concejal en el ayuntamiento que era un error tener el control de la deuda como casi única obsesión presupuestaria. Y ello porque mientras los que mandaban hacían esto para poder decir qué buenos somos gestionando, ocultaban que estábamos usando el patrimonio municipal de suelo para hacer caja. Con el agravante de que para poder hacer cuanta más caja mejor se ha impulsado el desarrollo urbanístico de la periferia (olvidando la ciudad consolidada) dado que eran los suelos urbanizables los que más plusvalías nos generaban. Si en 5 años hemos consumido lo que el PGOU preveía para 20 años de desarrollo ¡sólo faltaría que encima tuviéramos deuda!.

Llegados a este punto veo que el Ayuntamiento de Teruel tiene una deuda de 45,7 millones de euros (algo tiene que ver lo que han necesitado para la profunda y acertada rehabilitación de su Casco Histórico; algo bueno). Constato que el Ayuntamiento de Zaragoza alcanza en este mismo sentido los 752 millones de euros (más que un poco ha tenido que ver la Expo; algo menos bueno). Y, mientras tanto el Ayuntamiento de Huesca ( uno de los menos endeudados entre las capitales ) tan sólo acumula una deuda de 17,2 millones. Afirmo con rotundidad que no se nos puede aplicar a todos el mismo rasero. Lo que para Zaragoza o Teruel puede requerir de un control estricto, en el caso de Huesca no ha lugar. Quien pase del 110% de deuda sobre sus ingresos corrientes ( y asumo dejar ciertos pelos en la gatera sobre lo que debe ser la autonomía municipal)  puede ser que deba ser limitado pero quien está por debajo del 50%  ¿por qué?. Es algo profundamente injusto.

Siempre ha sido importante poner encima de la mesa fondos públicos para dinamizar la economía en tiempos de crisis. Aquí por sacrosanto mandato del FMI y los avariciosos mercados vamos en la línea opuesta. Es necesario disponer de estos dineros y bueno sería que, para poder contar con ellos y gestionarlos con criterios de carácter social y primando el interés general, pudiéramos disponer de una buena Banca Pública. ¿ A qué esperamos?.

Post data: Y encima nos quieren tomar el pelo con la correción de errores del BOE (24 y 25 de mayo) . Entiendo que me engañen pero ¡que me quieran tomar por tonto me jode!

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: