YESA NO

17 08 2010

Hasta que se me vaya pasando el cabreo que llevo con la DIA de Yesa y tras constatar que en este país hablar de medioambiente sigue siendo hablar de un adorno a medida para los trajes que elabora el ejecutivo (de luces o faralaes, de frac o de pordiosero) me tomo un descanso hasta el mes de septiembre.

Me produce un profundo enfado el tratamiento, casi despectivo, que desde la administración se da a pueblos que verán anegadas las mejores tierras y a las que les destrozarían el paisaje y, por lo tanto, su identidad.

Podéis ver aquí http//www.yesano.com la porquería de agencias ambientales, dependientes del hormigón, con que desgraciadamente contamos.  PARA LO QUE HACEN QUE LAS SUPRIMAN QUE AL MENOS AHORRAREMOS.

Anuncios