La calle y el ocio

27 02 2009

cafe-nocturnEstos días me he relajado un poco a la hora de apuntar líneas por las que yo creo que debe avanzar en debate respecto a cómo articular el ocio en general y en particular el nocturno. Mientras he aprovechado unos días de descanso en mi tarea educativa para acercarme por Burgos y Bilbao. Soy de los que, generalmente, cuando vuelvo de estos viajes lo hago con una sana envidia de los cascos históricos que visito. Ellos son una parte importante a la hora de hablar de ocio y en estas dos ciudades me ha agradado lo que he visto.

De Bilbao recuerdo mi visita hace un montón de años donde las siete calles eran el cobijo de lo que se daba en llamar el barrio chino. Ahora ese espacio es referencia a la hora de entender una tarde-noche de tapas y pinchos. Con esa tipología de locales la hora de cierre no fue muy tardana y eso que era viernes de Carnaval. Por cierto tuvimos una agradable estancia final en un local cuyo propietario me recordaba en mucho al ya fallecido Imanol. De Burgos señalar que también la recordaba de aquellos mismos lejanos años y que el cambio ha sido tremendo con una cantidad de calles peatonalizadas espectacular. La noche no llegué a conocerla pero poca actividad debía haber en las calles con el frio que se mete en el cuerpo. En todo caso una primera conclusión: cascos históricos con calles peatonalizadas y locales comerciales y de hostelería donde predomina el tapeo es algo que funciona. Lo contrario de lo que ocurre en Huesca con nada peatonalizado, más que unos cuantos locales de copas y escasez de los mentados de tapeo. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




El ocio y la calle

14 02 2009

van-gogh-vincent-terrasse-de-cafe-la-nuit-4800220Analizar el problema del ocio y más en concreto del ocio nocturno no puede hacerse sin mirar cual es el modelo social que estamos configurando y cómo en él se están introduciendo propuestas de organización del espacio urbano y consumo importadas de otras latitudes que poco tienen que ver con nuestras formas de hacer en el pasado. Y como en toda globalización aparecen cosas buenas pero muchas absolutamente indeseables.

Nadie duda que estamos ante un problema complejo que viene de antiguo, enmarcado en una problemática más general como es la del ruido, pero tampoco podemos dudar de que existen mecanismos y medios legales para disminuirlo y controlarlo. En todo caso hemos de partir del hecho de que el vecino es siempre la parte más débil y que frente a su derecho al descanso, por cierto una conquista histórica de la clase trabajadora, no cabe argumentar en el mismo plano el derecho al ocio. Bueno puede haber derecho al ocio pero nunca a practicarlo de forma que haga insoportable la vida de nuestros convecinos en determinadas zonas de la ciudad. Lee el resto de esta entrada »





….. y lágrimas: o la vergüenza de Casa Aisa

10 02 2009

casa-aisaPara llorar es el tema de Casa Aisa. Si lo juntamos con la desidia con la que desde hace siete años Fernando Elboj está tratando el tema de la nueva biblioteca pública en Textil Bretón, es como para soltar lágrimas pero de rabia. Pero ¿ será posible que a algunos se les llene la boca hablando de políticas progresistas, de su sensibilidad hacia las personas dependientes o de la atención que prestan a las personas mayores y estén privándoles de unas instalaciones que oficialmente inaguraron hace dos años?. Hace falta tener poca vergüenza.

Lee el resto de esta entrada »





Sonrisas…….

10 02 2009

Sonrisa Uno

limite Lee el resto de esta entrada »





Franco ya no es alcalde de Uesca

3 02 2009

francoPor fín, y tengo el orgullo de haber impulsado junto a mi compañero Luis Gallego la iniciativa en el Ayuntamiento, desde ayer Franco ya no es alcalde de mi ciudad. Ni es hijo adoptivo ni está en posesión del único escudo de la ciudad concedido ni es alcalde honorario a perpetuidad. Todos ellos títulos otorgados durante su dictadura y bien explicado por Victor Pardo , al que hay que reconocerle el especial empeño puesto en esta causa.

No pondré en duda que llevar a cabo la transición de una dictadura a una democracia, por descafeinada y formal que esta sea, resulta tarea complicada pero no es menos cierto que, en la busqueda de los consensos,  en el pasado se quedaron en la gatera demasiados pelos de quienes siendo sufridores de aquella vieron como la impunidad vestía a quienes habían sido sus auténticos y bárbaros protagonistas.

Lee el resto de esta entrada »